Partes de un módulo fotovoltaico

Un módulo fotovoltaico está compuesto de las siguientes capas: 

  • Marco: la mayoría de los fabricantes utilizan aluminio anodizado que proporciona rigidez y resistencia mecánica al módulo, además de un sistema de fijación puede también incorporarse una conexión para la toma de tierra.
  • Cubierta Frontal: esta suele ser de vidrio templado entre 3 y 4 mm de espesor con muy buena transmisión de la radiación solar proporciona protección contra los agentes atmosféricos y los impactos como granizo e incluso actos vandálicos, la superficie exterior del vidrio es anti reflexiva y está tratada para impedir la retención del polvo y la suciedad.
  • Encapsulante: en la mayoría de los módulos se emplea etil vinil y acetato mejor conocido como EVA, en contacto directo con las células protege las conexiones entre las mismas y aporta resistencia contra vibraciones e impactos.
  • Célula: se trata de el corazón del panel solar ya que es aquí donde se da el fenómeno de efecto fotovoltaico los fabricantes de energía solar las hacen en cristal con revestimiento de silicio para distribuirlas a lo largo y ancho del panel en varias agrupaciones.
  • Encapsulante: Se trata de una segunda capa de encapsulante.
  • Cubierta posterior: utiliza una capa de polivinilo cloruro de poliéster junto con la contó con la cubierta frontal protege al módulo de la humedad y otros agentes atmosféricos y lo aísla eléctricamente de naturaleza opaca es habitual que sea de color blanco para reflejar la luz solar que no recogen las células sobre la cara posterior rugosa de la cubierta frontal.
  • Caja de conexiones: situada en la parte posterior del módulo habitualmente se trata siempre de una caja con una protección recomendada contra el polvo y el agua está fabricada con materiales plásticos resistentes a las temperaturas elevadas en su interior incorpora, los bornes de conexión positivo y negativo del módulo y los diodos de paso.

Comentarios