Inversor de corriente en un sistema fotovoltaico

Un inversor es un dispositivo capaz de convertir la corriente continua producida por el generador fotovoltaico o almacenada en una batería a corriente alterna, Qué es la que necesitan los aparatos eléctricos que normalmente utilizamos en nuestras casas. Actualmente hay muchos tipos de inversores, pero se dividen principalmente en dos categorías:

  • Inversores para sistemas autónomos.
  • Inversores para sistemas interconectados a la red.

Inversores para sistemas autónomos

Inversor de 800 W para sistemas autónomos

Este tipo de inversores son para sistemas autónomos e instalaciones fotovoltaicas 100% independientes de la red eléctrica general, en estos casos es necesaria la instalación de baterías para almacenar energía ya que el sol es una fuente intermitente y no está disponible por las noches. En términos generales, podemos encontrar inversores para sistemas aislados de 12, 24 y 48 volts. Elegiremos la potencia según la tensión nominal de nuestro sistema. Existen variantes de este tipo de inversores está el inversor cargador que se diferencia con los inversores de carga normal porque trae incluido un cargador de batería, esta función de cargas de baterías a partir del generador fotovoltaico ya la tenemos incluida. Finalmente, encontramos el inversor cargador regulador mejor conocidos como inversor 3 en 1, esos modelos tienen mucha popularidad porque llevan integrados un regulador de carga y un cargador de baterías de este modo tenemos en un único dispositivo casi todo lo necesario para realizar una instalación aislada.

Inversores de conexión a la red

Micro inversor

Los inversores de conexión a la red son de las instalaciones solares que están conectadas a la red eléctrica general, gracias a estos inversores, la energía para los consumos en horas de sol, proviene primero de los módulos fotovoltaicos y el consumo que no puede abastecer lo toma de la red eléctrica a la cual está sincronizado el inversor. Los inversores de conexión a la red eléctrica clásicos necesitan de la red eléctrica para funcionar ya que no se conectan a ningún sistema de acumulación por lo que el sistema se encargará de administrar la energía excedente producida, se puede vertir a la red eléctrica o limitar la producción para que se ajuste a la demanda en cada instante. Existen otras variaciones de este tipo de inversores, están los inversores híbridos que pueden trabajar tanto con baterías como sin ella, de este modo, el excedente de la producción se puede almacenar para utilizarla en los momentos de baja producción o cuando la red caiga. Por último, tenemos los micro inversores que son equipos para proyectos pequeños, ya que, cada módulo solar lleva su propio micro inversor, la ventaja de este tipo de inversores es que el rendimiento del peor módulo u orientación no perjudica el desempeño de los demás, la desventaja es que a medida de que se eleva el número de micro inversores deja de ser rentable ya que superaría el precio de un inversor tradicional.

Comentarios